Tirando Ando











{23 June, 2010}   Crónicas TV- Resumen
Este otro vídeo ha sido un regalo sorpresa de nuestro profesor del Crónicas TV, Juan Ángel. El día de su examen, para darnos ánimo, puso el vídeo anterior -el de Gato- para crear buen rollo y animarnos en la que sería su última hora con nosotros. Algunos acabamos hechos polvo porque veíamos que se acercaba el final.

Pero fue mucho peor cuando nos dijo que ,después de una charla con nosotros, no había podido evitarlo y hacía un par de semanas que había montado este otro video. La sensación de estar llorando haciendo un examen es muy extraña. No es para menos. Lo vivido en estos últimos años ha sido increíble, y sólo 26 personas (casi 27) seremos capaces de contarlo. Algún día, cuando esas caras sean las de grandes periodistas, narrarán nuestras batallitas universitarias en algún periódico, entrevista o libro…… Suerte a todos. Os merecéis lo mejor!!!



Este vídeo ha sido un regalo de mi amigo Ramón Gato a toda la clase.
Han sido 4 años increíbles y gracias a ellos,  mucho más llevaderos.
Fijarse bien en esas caras porque son los periodistas del futuro.



{10 June, 2009}   Casi 27

Este es otro video que hicieron de la gente de clase…este es un poco más fiestero…
Tengo que contar, que al principio de curso no nos conocíamos porque periodismo estaba dividido entre tres clases en los que, además, había gente que ahora está en publicidad y audiovisuales.
Hemos quedado Casi 27. Aquí los teneís!

http://blip.tv/file/2715216



{1 June, 2009}   Un año increíble
Ya he terminado las clases. Ahora llega la cuenta atrás para mis exámenes y la verdad es que empiezan mis ataques de histeria, insomnio y mal humor…sólo serán tres semanas pero iré alternado mi personalidad como si del Doctor Jekyll estuviésemos hablando.
Igualmente ha sido un año maravilloso. Mi grupo de clase ha cuajado como un todo y eso
ha hecho que hayamos pasado un curso increíble. Se han forjado amistades y se han reforzado otras que ya se habían hecho el año anterior…y lo mejor de todo es que nos hemos reído muchísimo.
Mi compi de clase RamónGato ( futuro cantante famoso 😉 ), ha hecho este video para Maria Luisa, una profesora a la que todos queremos mucho. La tía es un sol.

Os lo dejo aquí, así veis “lo mal” que lo hemos pasado en tercero de
periodismo este año.



Fran López de Paz

Fran López de Paz

 Hace un par de semanas pude hablar con Fran López de Paz para el programa de Radio Aljarafe de Ceade.

Aquí  podéis escuchar el reportaje

Y aquí descargarlo:

Aula Universitaria: Fran López de Paz




El reportero de Telecinco Jesús Martínez, en una conferencia ofrecida ayer a los estudiantes de periodismo de CEADE, explicó a los futuros periodistas las claves para convertirse en reportero y les animó a convertirse en corresponsales porque considera que “es una especie en extinción”.

Durante la charla, advirtió a los estudiantes que la única manera de llegar a ser un buen reportero es mediante el esfuerzo, el trabajo duro y la confianza en uno mismo. Además, aseguró que “no hay que tener complejos de trabajar en medios pequeños porque no es un impedimento para llegar lejos”. En este sentido, el periodista recordó a los presentes que el periodismo está en un momento muy complicad, ya que se está desplazando la función informativa y social del periodista por la lógica del espectáculo, por lo que “el trabajo de los que vienen llegando es fundamental para que el periodismo no degrade en otra cosa”.

Por otro lado, la conferencia se centró en el trabajo de Jesús Martínez como enviado especial en las guerras del Líbano e Israel, a las que acudió recientemente para hacer una cobertura especial para la cadena televisiva en que trabaja. En relación a los conflictos, explicó a los asistentes cómo movilizarse en doce horas sin olvidar todo lo necesario para ir a un conflicto. El también ex alumno de Ceade, recordó a los presentes que elementos como una carta del medio que te envía a cubrir la noticia, una buena agenda de teléfonos, información completa sobre el país al que se viaja, elementos de seguridad y una persona de confianza, son algunos de los requisitos imprescindibles antes de partir a cubrir un conflicto internacional.

En la misma línea, Jesús Martínez contó que una vez en la zona de guerra “hay que tener mucho cuidado con las fuentes, porque hay muchos rumores y filtraciones que suelen ser mentiras interesadas por parte de alguno de los bandos en conflicto”. Por esta razón aconsejó que si se va a una zona de guerra, lo mejor es guiarse por la información que ofrecen los portavoces y sobre todo, las agencias internacionales y que hay que “poner siempre la información local en cuarentena, sin creerse lo que se lee o escuche en la zona”.

Además, explicó que en un marco de guerra se recibe mucha información, por lo que es necesario tener claro qué se quiere contar, cómo y a quién; hacer un esquema mental de los hechos y sobre todo, apoyarse en la información que viene desde la redacción central de los informativos, ya que desde allí se tiene una visión más amplia y de los bandos en conflicto, según explicó.

Otro punto al que hizo referencia durante la charla fue la competencia con otros compañeros y explicó la visión errónea que se tiene de ella desde fuera de la profesión. Por ello, aclaró que la competencia es un aliado, y que al contrario de lo que se piensa, los enviados especiales de otros medios de comunicación son un gran apoyo y sirven de mucha ayuda en zonas de guerra.

Para finalizar concluir, el reportero explicó a los futuros periodistas cómo se hace un informativo en directo, los elementos necesarios para realizarlo y las habilidades requeridas, tales como conocimientos de grabación, edición y montaje, los que consideró fundamentales para ser enviado especial. Además, recordó que en zonas de conflicto lo más inteligente que se puede hacer es ser prudente, saber en quién confiar y ser paciente “porque uno sabe cuándo va a un conflicto, pero nunca cuando vuelve”.



El reportero de Telecinco Jesús Martínez, en una conferencia ofrecida ayer a los estudiantes de periodismo de CEADE, explicó a los futuros periodistas las claves para convertirse en reportero y les animó a convertirse en corresponsales porque considera que “es una especie en extinción”.

Durante la charla, advirtió a los estudiantes que la única manera de llegar a ser un buen reportero es mediante el esfuerzo, el trabajo duro y la confianza en uno mismo. Además, aseguró que “no hay que tener complejos de trabajar en medios pequeños porque no es un impedimento para llegar lejos”. En este sentido, el periodista recordó a los presentes que el periodismo está en un momento muy complicad, ya que se está desplazando la función informativa y social del periodista por la lógica del espectáculo, por lo que “el trabajo de los que vienen llegando es fundamental para que el periodismo no degrade en otra cosa”.

Por otro lado, la conferencia se centró en el trabajo de Jesús Martínez como enviado especial en las guerras del Líbano e Israel, a las que acudió recientemente para hacer una cobertura especial para la cadena televisiva en que trabaja. En relación a los conflictos, explicó a los asistentes cómo movilizarse en doce horas sin olvidar todo lo necesario para ir a un conflicto. El también ex alumno de Ceade, recordó a los presentes que elementos como una carta del medio que te envía a cubrir la noticia, una buena agenda de teléfonos, información completa sobre el país al que se viaja, elementos de seguridad y una persona de confianza, son algunos de los requisitos imprescindibles antes de partir a cubrir un conflicto internacional.

En la misma línea, Jesús Martínez contó que una vez en la zona de guerra “hay que tener mucho cuidado con las fuentes, porque hay muchos rumores y filtraciones que suelen ser mentiras interesadas por parte de alguno de los bandos en conflicto”. Por esta razón aconsejó que si se va a una zona de guerra, lo mejor es guiarse por la información que ofrecen los portavoces y sobre todo, las agencias internacionales y que hay que “poner siempre la información local en cuarentena, sin creerse lo que se lee o escuche en la zona”.

Además, explicó que en un marco de guerra se recibe mucha información, por lo que es necesario tener claro qué se quiere contar, cómo y a quién; hacer un esquema mental de los hechos y sobre todo, apoyarse en la información que viene desde la redacción central de los informativos, ya que desde allí se tiene una visión más amplia y de los bandos en conflicto, según explicó.

Otro punto al que hizo referencia durante la charla fue la competencia con otros compañeros y explicó la visión errónea que se tiene de ella desde fuera de la profesión. Por ello, aclaró que la competencia es un aliado, y que al contrario de lo que se piensa, los enviados especiales de otros medios de comunicación son un gran apoyo y sirven de mucha ayuda en zonas de guerra.

Para finalizar concluir, el reportero explicó a los futuros periodistas cómo se hace un informativo en directo, los elementos necesarios para realizarlo y las habilidades requeridas, tales como conocimientos de grabación, edición y montaje, los que consideró fundamentales para ser enviado especial. Además, recordó que en zonas de conflicto lo más inteligente que se puede hacer es ser prudente, saber en quién confiar y ser paciente “porque uno sabe cuándo va a un conflicto, pero nunca cuando vuelve”.



{14 March, 2009}   Entrevista a Javier Rubio


Entrevista para radio a Javier Rubio

Es sevillano y estudió periodismo en Madrid, porque en Sevilla no existía entonces la carrera. Lleva más de media vida dedicada al periodismo. Actualmente es jefe de redacción de la sección de Andalucía de El Mundo. Él es Javier Rubio.

Pregunta: Hola Javier. ¿El periodismo es la profesión más bonita del mundo, como dicen algunos?
Respuesta: Sí, sobre todo para los que lo ejercemos. Me imagino que todo el mundo tendrá amor por su profesión, pero lo que sí es cierto es que el periodismo tiene un componente vocacional que en otras profesiones es más difícil encontrar. Tal vez por eso los que ejercemos el periodismo somos tan amantes de la profesión.

P: Y además de periodista, eres profesor en la Universidad de Sevilla, donde impartes la asignatura de redacción. ¿Han cambiado mucho las cosas desde que tú estudiaste hasta ahora?
R: Bueno, ha cambiado todo. Cuando yo estudié no había teléfonos móviles. Los ordenadores eran una pieza cotizadísima, escribíamos a máquina los trabajos que presentábamos en la universidad, yo creo que con eso nada más cualquiera puede hacerse una idea de cómo ha cambiado el mundo.

P:¿ Sólo te has dedicado a la prensa escrita o has hecho también radio?

R: Bueno, he hecho algunas colaboraciones, pero toda mi vida he estado en prensa escrita.

P: Y sigues pensando seguir en este medio…

R: Mientras la empresa lo considere oportuno, ahí estaremos.

P: Viviste la transición que hubo de Diario16 a El Mundo. ¿Cómo fue el cambio?

R: Sí, yo empecé en Diario 16 Andalucía y aquella historia acabó muy mal y la transición fue muy dolorosa, porque de repente nos vimos en la calle. Después Diario 16, continuó un tiempo pero ya se veía que iba avocado al cierre. Eso fue en el año 96.

P: En esa época también fue el la época del terrorismo de los GAL…
R: Bueno, eso fue el detonante de la aparición de El Mundo. Fue el famoso editorial de Pedro J. Ramírez de “El capullo y la rosa” y su postura frente al terrorismo de estado de los GAL, que había auspiciado el gobierno de Felipe González. En fin, todo aquello fue duro, pero informativamente fue muy halagador porque después al cabo de tantos años que los Tribunales sentencien como cosa probada lo que el periódico El Mundo se había dedicado a contar a los lectores día a día, la verdad es que es un refrendo al ejercicio profesional.

P: También cubriste la Expo92 que tuvo muchos problemas con todos los escándalos financieros. ¿Cómo viviste aquella época?
R: Bueno, entonces éramos mucho más jóvenes y también como decía García Márquez éramos jóvenes e indocumentados. La Expo92, primero fue un periodo maravilloso seguramente por lo que he dicho antes, porque éramos jóvenes y cuando uno ve esos años siempre los recuerda esplendorosos porque se tienen muchas ganas de hacer muchas cosas y se tiene la fuerza física y mental para acometerlas. La Expo92 supuso para Sevilla la mayoría de edad periodística. Toda una generación de periodistas maduró entonces en torno a esos años de la Expo y es prácticamente la misma generación que está hoy al frente de los medios aquí en Sevilla.

P: Como periodista has seguido durante muchos años los pasos de Chaves y has viajado también con él. ¿Cómo es Chaves? ¿Consideras que Andalucía necesita un cambio político?
R: Bueno, que yo opine si necesita el cambio político o no es lo de menos. Lo demás es que lo opine una mayoría en las urnas en el momento que se convoquen elecciones. Si se da esa mayoría de cambio, habrá un cambio en la sociedad andaluza en el partido que gobierna la Autonomía y si no lo hay pues no seguirá mandando Chaves. Yo creo que el tiempo va limando y erosionando el empuje que uno tiene cuando llega a un sitio nuevo y tiene iniciativas y proyectos y es indudable que después de 19 años el proyecto de Chaves está agotado pero por propia consunción del tiempo que ha pasado.

P: Y hablando de cambios, ¿cómo ha afectado la aparición de los diarios digitales a los periódicos impresos?
R: Todavía yo creo que no somos conscientes de hacia donde va a cambiar la prensa. Si realmente los digitales vana a ser la principal fuente de información de la sociedad, si la publicidad va a migrar en la medida que han migrado los lectores o que están migrando. Todavía estamos en plena transición y no creo que haya nadie, hay muchos observatorios, hay muchos ojos puestos sobre estos cambios, pero realmente creo que no hay nadie capaz de vislumbrar qué va a ser de la prensa escrita, en papel o en Internet a la vuelta de quince años.

P: Entonces ¿crees que convivirán los dos a la larga?

R: Bueno, de hecho están conviviendo, pero a la larga no lo sé. Me es duro creer que un soporte tan barato y tan generalizado como el papel vaya a desaparecer, pero es cierto que cuando se encuentre un soporte igual de cómodo, igual de barato en su producción y coste unitario y que reciba tanta información como almacena un periódico estará abocado a desaparecer.

P: Y además tu periódico, El Mundo, ha sacado la edición digital de Andalucía
¿Cuándo salió a la luz?

R: Sí, empezamos prácticamente el 28 de febrero, coincidiendo con el Día de Andalucía. Éramos la última edición regional del periódico que no tenía su soporte digital y ya la tenemos y estamos igualados con todos los demás.

P: Por qué ha tardado tanto?

R: Bueno, son problemas internos de la empresa y no sé exactamente cuales eran los motivos

P: ¿Ha habido una demanda del periódico digital o directamente tenía que salir porque la idea venía de El Mundo Madrid?

R: No, no. Esta es una idea que llevamos madurando mucho tiempo y habíamos acariciado desde hace muchos meses atrás lo de hacer la edición andaluza. Pero bueno, por determinadas cuestiones que no vienen al caso, eso se había ido demorando hasta ahora que ya está a golpe de clic.

P: ¿La plantilla es la misma para la edición en papel o se ha creado un equipo nuevo para ello?
R: No, la redacción es la misma, lo que pasa es que hay una serie de personas, un equipo mínimo que es el que está pendiente de los contenidos. Pero en el fondo los periodistas de El Mundo Andalucía escriben para el papel, escriben para Internet, hay un trasvase continuo de información entre un medio y otro, ya que entendemos que es el mismo periódico distribuido en dos soportes diferentes.

P: ¿Quién se encarga del diseño? ¿Viene hecho desde Madrid?
R: Si, el diseño básicamente es el mismo que el de la página Elmundo.es que es el líder de información en español, con más de 19 millones de visitas auditadas en el mes de febrero. Lo que hacemos es usar ese esqueleto que ellos tienen y completarlo con nuestra información andaluza, la información más cercana al ciudadano.

P: Y aparte de la sección de Andalucía, ¿dentro está la sección Sevilla?

R: Sí, cuando uno llega a la página ElMundo.es Andalucía se le despliegan dos posibilidades: Sevilla o Málaga, que son las dos grandes ciudades andaluzas, las dos grandes capitales por encima del resto. Hemos querido que tengan un sitio específico donde vaya la información más local, más cercana al ciudadano.

P: ¿Tiene otras secciones específicas que no contengan las páginas principales?

R: No, el resto es todo lo que se publica en Madrid.

P: ¿Hay algún blog específico de Andalucía?

R: Bueno, estamos ahora trabajando para incorporarlo. Estamos pendientes del rediseño en Madrid, de las cabeceras y de una serie de cuestiones técnicas. Calculo que en un par de semanas o después de Semana Santa como mucho, el lector de ElMundo.es Andalucía y Sevilla, encontrará blogs, encontrará opiniones, participación…En fin, lo que se encuentra habitualmente en ElMundo.es.


P: Estará el nuevo blog enlazado con la página principal de ElMundo.es en Madrid?

R: Pues si, cuando haya novedad en el blog, seguramente se actualizará en el espacio que tiene reservado la pagina general de ElMundo.es


Bueno, Javier. Muchas gracias y larga vida a esta nueva edición digital de El Mundo Andalucía.
Javier: Esperemos. Muchas gracias.



{5 January, 2009}   ¿Blanca Navidad? No, gracias

¿Blanca Navidad? No, gracias

“¡Ya no puedo más! Si esto sigue así acabará conmigo!”. Estas fueron las palabras de Fran la mañana del 22 de diciembre. Llevaba muchos días dándole vueltas su situación y sabía que si no tomaba las medidas oportunas acabaría peor de lo que ya se encontraba.

Estaba amarrado con una cadena de unos 5 metros a la pata de la cama. Él mismo había cerrado el candado y había tirado la llave por la ventana de su habitación para que nadie pudiese soltarle. La longitud de la cadena sólo le permitía llegar hasta el cuarto de baño de sus padres. Lo único que necesitaba era un váter para vomitar la poca comida que su madre le hacía ingerir a la fuerza. Tres días antes había vuelto a tener un ataque después de una noche de fiesta con los colegas. Había tomado más cocaína en cuarenta y ocho horas de la que habría consumido en toda una semana. Después, había intentado ahorcarse en su propia habitación. A la mañana siguiente decidió entrar en Las Amapolas, un centro para la cura, rehabilitación y reinserción de toxicómanos en algún lugar de la costa en Andalucía.

Fran tiene 44 años y es profesor de Educación Especial. Aunque es de Jaén, lleva varios años trabajando en un colegio de Jerez pero ahora está de baja. En realidad lleva sin trabajar cuatro meses, no por su adicción a la cocaína, sino por la recaída de una depresión que sufre desde el año pasado. Su novia lo dejó después de tres años y medio de convivencia y tras la ruptura Fran empezó a beber. La única forma de sentirse bien era con una copa en la mano. Salía del colegio y se iba directamente al bar. Así estuvo algún tiempo hasta que su familia decidió que hiciese terapia y ahora ya no bebe. Su problema en estos momentos es la cocaína, de la que está intentando desengancharse. Estuvo seis meses enganchado. Luego lo dejó durante un año y pero recayó y la tomaba, como dice él, “en plan salvaje”.

“Las Navidades son unas fechas muy malas. Son las fechas ideales para irte de fiesta varios días seguidos, consumir cocaína y desfasar. Yo soy maestro y no tengo que trabajar esos días y puedo aprovechar para salir. Por eso he decidido entrar en el centro justo antes de Navidad y pasar aquí esos días. No quiero que esto siga así. Quiero curarme y volver a hacer la vida normal que tenía antes”.

Las Amapolas es un sitio bonito. Está rodeado de naturaleza, en el monte y bastante lejos cualquier pueblo, a los que sólo es posible llegar en coche o tras varias horas a pie por el monte o la playa. Aún no se ha acostumbrado al sitio, pero sabe que tiene todas las necesidades cubiertas allí. La asociación cuenta con lavandería, gimnasio, y una sala de televisión y otra para juegos. También tiene una suite para tener un poco de privacidad y para que descansen los familiares cuando vienen de visita. Su habitación es individual y tiene un baño interior. Como lleva poco tiempo, aún no comparte con nadie. Los monitores han decidido esperar para ver la afinidad con el resto de los internos y más tarde compartirá con alguno de ellos, si es que aguanta. “Muchos no lo consiguen y se marchan antes de que terminen las terapias. Y es que no es fácil estar “encerrado” aquí”, cuenta con tristeza.

Se levanta a las 7.30 y tras recoger su habitación van a desayunar a las 8. Cada uno tiene un grupo asignado y una serie de tareas que le son encomendadas semanalmente y que tienen que completar a lo largo del día. Los que están en la cocina se levantan un poco antes para preparar el desayuno. También los encargados de poner de las mesas.

Todo está milimétricamente pensado y los internos deben de terminar sus tareas en el tiempo establecido. A Fran esta semana le toca el huerto. Por la mañana ha estado preparando la tierra para sembrar cebollinos y después del descanso de las 12 le tocaba barrer una zona del recinto. Por la tarde tienen actividades conjuntas y terapia de grupo. A la hora del descanso muchos duermen la siesta. Él hoy no lo ha hecho porque ha recibido mi visita. En el tablón de anuncios dice que por la noche le toca de pinche en la cocina.

Le gusta mucho leer. Mientras la mayoría de los internos van a jugar al fútbol, él se queda leyendo cualquier libro que cae en sus manos. El día que le está permitido entra en Internet, sólo para leer los correos de sus amigos y familiares. Ese tema es el que peor lleva. “Sólo puedo recibir una visita al mes -la tuya no cuenta, dice mientras se ríe- y hacer una llamada semanal”.

Echa mucho de menos a su familia y dice que está ahí, que lo está intentando por ellos. Paco, como le llaman algunos en el centro, confiesa que ha hecho mucho daño a su familia. Que robó y engañó a su madre y que eso no es capaz de perdonárselo a sí mismo. “Nunca he robado en la calle, pero lo hice a mi propia madre, que es lo peor que se puede hacer. LLegó un momento en el que me gasté todo el dinero y necesitaba más coca. Estaba desesperado y fue la opción más fácil. Ya daba todo igual. Esa semana me había gastado más de 2000 euros en droga.”

La mayoría de los internos en la asociación son politoxicómanos, aunque Paco se jacta de ser una de las pocas excepciones. Sólo es adicto a la cocaína. Viendo a sus compañeros puedes apreciar el desgaste que las drogas han hecho en ellos, e incluso su físico te puede dar pistas del tipo de drogas al que han sido adictos cada uno. No se mueven igual, no hablan igual y el desgaste físico es diferente en un alcohólico, un cocainómano o un heroinómano. En el centro también hay ludópatas, que nada tienen que ver, físicamente hablando, con el resto de los internos.

“Somos iguales porque todos estamos enfermos, pero somos distintos. Cada uno tiene su historia, también su propia medicación, porque no todos necesitamos desengancharnos de lo mismo.” Los internos reciben la medicación tres veces al día, con cada una de las comidas principales. Los coordinadores las guardan bajo llave en la oficina y llaman a los internos por orden alfabético para que las tomen. Fran tiene un tratamiento de siete pastillas diarias, y una más para conciliar el sueño.

“Aquí más o menos duermo. En el centro he aprendido a estar tranquilo, porque cuando estás en el mundo de las drogas siempre estás inquieto y no puedes parar. Con los medicamentos me encuentro mejor. Sólo llevo catorce días y lo noto mucho. Lo mismo también descanso más porque estoy muy cansado por todo el trabajo que hacemos durante el día”, dice mientras sonríe.

Su mejor amigo en Las Amapolas es “El Polilla”. Le llaman así porque está muy delgado pero come mucho. El polilla es un hombre de unos 35 años, de un metro setenta aproximadamente y de facciones muy marcadas. Su cara te da indicios del tipo de vida que ha debido tener y oculta sus dientes, casi todos picados bajo una bufanda negra. “Le da vergüenza enseñar los dientes, pero no se los ha arreglado porque se lo gastaba todo en droga”, bromea Paco con él. El polilla responde con una tímida sonrisa ya con su bufanda en la mano, listo para la merienda.

Fran es muy consciente de su situación y quiere curarse lo antes posible. Los coordinadores del centro le han dicho que para su rehabilitación necesitará cincuenta días, pero él confía hacerlo en unos treinta. “Cuando salga de aquí, voy a retomar mi vida. Voy a volver a mi casa y a trabajar en el colegio. Tengo que cambiar mi rutina de amistades y de salidas. No puedo volver a juntarme con la gente que salía antes, porque si no estoy perdido. Ellos me dieron la mala vida y yo no supe controlarme y ahora aquí estoy”.

Esta noche es noche de Reyes. Me da mi regalo: un ramo de lavanda que había cortado cuando se enteró que una chica iba a visitarle. Cuando le pregunto qué le ha pedido a los Reyes Magos, me dice con una sonrisa en la cara “ponerme bueno pronto. No quiero consumir más coca”.



et cetera