Tirando Ando











Foto: Fernando Ruso

(página completa en la página de EL Mundo Sevilla del sábado 5 de septiembre)

http://www.elmundo.es/elmundo/2009/09/04/andalucia_sevilla/1252089236.html
LA CRISIS ECONÓMICA SE APIADA DE LOS ESTUDIANTES
Rosario López-Rojas Sevilla
sábado 05/09/2009 10:10 horas
Septiembre es el mes por excelencia para alquilar un piso. Si es una de esas de personas que busca alojamiento, está de enhorabuena porque el precio del alquiler ha bajado casi un diez por ciento con respecto al año pasado. Eso sí, tenga paciencia ya que son muchos los que lo hacen por estas fechas.
A pesar de que hay un buen número de estudiantes que dejan sus deberes hechos en julio y realizan la mudanza antes de marcharse de vacaciones, la gran mayoría espera a la última semana de agosto y las dos primeras semanas de septiembre para buscar casa. Éste es el periodo elegido por la mayoría de los estudiantes para la caza y captura del piso que tenga el mayor número de comodidades al menor precio posible.
A algunos como Ramón les costó más de dos semanas encontrar un piso en los Remedios. «Vivíamos en la Macarena, pero queda lejos de todo», por eso decidieron mudarse a una zona que fuera intermedia para los cuatro estudiantes. «Cada uno estudia en un campus distinto y tardábamos más de cuarenta minutos en llegar. Ahora todos estamos más cerca de nuestras facultades».
Aunque el precio de la renta también se ha visto afectado por la crisis económica, y los arrendamientos han descendido entre un ocho y un diez por ciento con respecto a los dos últimos años –lo que significa que el inquilino se ahorra entre 50 y 150 euros al mes por el alquiler–, Ramón sigue pagando lo mismo que el año pasado «210 euros».
Los precios tienen bajar más
«Los precios tienen que seguir bajando, porque hay mucha gente que viene buscando piso por cuatrocientos euros, y éso es difícil de encontrar», asegura Antonio Morilla, propietario de una agencia inmobiliaria.
En Sevilla, las zonas en las que los pisos se alquilan con mayor facilidad durante estas fechas son el centro, la Ronda –zona con una gran cantidad de líneas de autobuses y buenas conexiones con los diferentes campus universitarios– y las más próximas a Reina Mercedes, Viapol e incluso Torneo, por ser el aérea más cercana al campus de La Cartuja.
A pesar de ser minoría, algunos estudiantes eligen vivir en residencias universitarias. Es el caso de Ana, que lleva tres años en una residencia sólo para chicas. «Pago 450 euros, pero tengo pensión completa, internet y teléfono incluido. No tengo que preocuparme por los recibos de luz y agua». Normalmente estas residencias tienen problemas de horario. «Eso es lo que llevo peor», asegura, «pero cuando salgo me quedo en casa de amigas que viven en pisos», continúa.
Alquilar un piso de tres habitaciones en Reina Mercedes puede costar entre 700 y 900 euros, mientras que un piso de las mismas características en el centro puede llegar a costar 1.200 euros, asegura el propietario de la agencia, «aunque en muchos pisos del centro son reacios a alquilar pisos a estudiantes», continúa.
Los precios en la zona de Nervión y Viapol son muy parecidos: un apartamento de dos habitaciones cuesta entre 750 y 800 euros, mientras que un piso de la misma condición en Reina Mercedes sale por una media de 600 euros al mes. Así la búsqueda de alojamiento para el curso escolar se convierte en una gincana en el que la recogida de carteles, las llamadas de teléfono, las visitas a las agencias y las caminatas en busca del mejor piso, son algunas de las pruebas que hay que superar para conseguir la recompensa.

F.R.

UNA BOLSA PARA AYUDAR A LOS ESTUDIANTES

La Universidad de Sevilla, a través del Servicio de Asistencia a la Comunidada Universitaria (SACU), facilita la búsqueda de alojamiento a los universitarios que llegan a la ciudad. En la página web http://www.sacu.us.es/ la universidad ofrece una bolsa de alojamiento y vivienda, donde los estudiantes pueden buscar información y asesoramiento sobre las distintas modalidades de hospedaje en la ciudad.
En esta página los estudiantes pueden encontrar pisos en alquiler, pisos compartidos y habitaciones, residencias para jóvenes, habitaciones con familias o alojamiento con mayores. Así, en colaboración con la delegación provincial de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, la Universidad de Sevilla ha desarrollado un programa de alojamiento a estudiantes con personas mayores, discapacitadas y de padre o madres con hijos.
Mediante este programa de ‘ayuda mutua’ los estudiantes de fuera de Sevilla pueden obtener alojamiento gratuito a cambio de compañía, de pequeñas ayudas en las tareas de la casa, hacer la compra u otro tipo de actividades.
En estos casos, la universidad es la encargada de cubrir a la persona que acoge los gastos de agua, luz y gas que ocasione. A su vez, garantiza al estudiante una pequeña ayuda económica para gastos de desplazamiento o material escolar. Esta ayuda dependerá de la disponibilidad, de sus preferencias y de la demanda de personas que acojan a los estudiantes.
Para agilizar los trámites del servicio, desde la misma web se puede descargar un cuestionario de solicitud para los alumnos que deseen utilizar la modalidad de alojamiento con personas mayores.
Además, en la página puede encontrarse un callejero para que aquellas personas que buscan una vivienda puedan orientarse a la hora de localizar un domicilio y encontrar alojamiento en la zona que les interese.Otra opción que ofrece esta página es el hospedaje en albergues juveniles dependientes del Instituto Andaluz de la Juventud. En la bolsa del SACU los estudiantes también pueden obtener de forma gratuita asesoramiento jurídico ante cualquier problema que pudiera surgir.
Advertisements



Foto: Fernando Ruso
(página completa en la página de EL Mundo Sevilla del sábado 5 de septiembre)
LA CRISIS ECONÓMICA SE APIADA DE LOS ESTUDIANTES
Rosario López-Rojas Sevilla

sábado 05/09/2009 10:10 horas

Septiembre es el mes por excelencia para alquilar un piso. Si es una de esas de personas que busca alojamiento, está de enhorabuena porque el precio del alquiler ha bajado casi un diez por ciento con respecto al año pasado. Eso sí, tenga paciencia ya que son muchos los que lo hacen por estas fechas.


A pesar de que hay un buen número de estudiantes que dejan sus deberes hechos en julio y realizan la mudanza antes de marcharse de vacaciones, la gran mayoría espera a la última semana de agosto y las dos primeras semanas de septiembre para buscar casa. Éste es el periodo elegido por la mayoría de los estudiantes para la caza y captura del piso que tenga el mayor número de comodidades al menor precio posible.


A algunos como Ramón les costó más de dos semanas encontrar un piso en los Remedios. «Vivíamos en la Macarena, pero queda lejos de todo», por eso decidieron mudarse a una zona que fuera intermedia para los cuatro estudiantes. «Cada uno estudia en un campus distinto y tardábamos más de cuarenta minutos en llegar. Ahora todos estamos más cerca de nuestras facultades».
Aunque el precio de la renta también se ha visto afectado por la crisis económica, y los arrendamientos han descendido entre un ocho y un diez por cientocon respecto a los dos últimos años –lo que significa que el inquilino se ahorra entre 50 y 150 euros al mes por el alquiler–, Ramón sigue pagando lo mismo que el año pasado «210 euros».


Los precios tienen bajar más

«Los precios tienen que seguir bajando, porque hay mucha gente que viene buscando piso por cuatrocientos euros, y éso es difícil de encontrar», asegura Antonio Morilla, propietario de una agencia inmobiliaria.
En Sevilla, las zonas en las que los pisos se alquilan con mayor facilidad durante estas fechas son el centro, la Ronda –zona con una gran cantidad de líneas de autobuses y buenas conexiones con los diferentes campus universitarios– y las más próximas a Reina Mercedes, Viapol e incluso Torneo, por ser el aérea más cercana al campus de La Cartuja.
A pesar de ser minoría, algunos estudiantes eligen vivir en residencias universitarias. Es el caso de Ana, que lleva tres años en una residencia sólo para chicas. «Pago 450 euros, pero tengo pensión completa, internet y teléfono incluido. No tengo que preocuparme por los recibos de luz y agua». Normalmente estas residencias tienen problemas de horario. «Eso es lo que llevo peor», asegura, «pero cuando salgo me quedo en casa de amigas que viven en pisos», continúa.
Alquilar un piso de tres habitaciones en Reina Mercedes puede costar entre 700 y 900 euros, mientras que un piso de las mismas características en el centro puede llegar a costar 1.200 euros, asegura el propietario de la agencia, «aunque en muchos pisos del centro son reacios a alquilar pisos a estudiantes», continúa.
Los precios en la zona de Nervión y Viapol son muy parecidos: un apartamento de dos habitaciones cuesta entre 750 y 800 euros, mientras que un piso de la misma condición en Reina Mercedes sale por una media de 600 euros al mes. Así la búsqueda de alojamiento para el curso escolar se convierte en una gincana en el que la recogida de carteles, las llamadas de teléfono, las visitas a las agencias y las caminatas en busca del mejor piso, son algunas de las pruebas que hay que superar para conseguir la recompensa.


UNA BOLSA PARA AYUDAR A LOS ESTUDIANTES
La Universidad de Sevilla, a través del Servicio de Asistencia a la Comunidada Universitaria (SACU), facilita la búsqueda de alojamiento a los universitarios que llegan a la ciudad. En la página webhttp://www.sacu.us.es/ la universidad ofrece una bolsa de alojamiento y vivienda, donde los estudiantes pueden buscar información y asesoramiento sobre las distintas modalidades de hospedaje en la ciudad.
En esta página los estudiantes pueden encontrar pisos en alquiler, pisos compartidos y habitaciones, residencias para jóvenes, habitaciones con familias o alojamiento con mayores. Así, en colaboración con la delegación provincial de la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social de la Junta de Andalucía, la Universidad de Sevilla ha desarrollado un programa de alojamiento a estudiantes con personas mayores, discapacitadas y de padre o madres con hijos.

Mediante este programa de ‘ayuda mutua’ los estudiantes de fuera de Sevilla pueden obtener alojamiento gratuito a cambio de compañía, de pequeñas ayudas en las tareas de la casa, hacer la compra u otro tipo de actividades.

En estos casos, la universidad es la encargada de cubrir a la persona que acoge los gastos de agua, luz y gas que ocasione. A su vez, garantiza al estudiante una pequeña ayuda económica para gastos de desplazamiento o material escolar. Esta ayuda dependerá de la disponibilidad, de sus preferencias y de la demanda de personas que acojan a los estudiantes.

Para agilizar los trámites del servicio, desde la misma web se puede descargar un cuestionario de solicitud para los alumnos que deseen utilizar la modalidad de alojamiento con personas mayores.

Además, en la página puede encontrarse un callejero para que aquellas personas que buscan una vivienda puedan orientarse a la hora de localizar un domicilio y encontrar alojamiento en la zona que les interese.Otra opción que ofrece esta página es el hospedaje en albergues juveniles dependientes del Instituto Andaluz de la Juventud. En la bolsa del SACU los estudiantes también pueden obtener de forma gratuita asesoramiento jurídico ante cualquier problema que pudiera surgir.


et cetera