Tirando Ando













Lo último en ordenadores portátiles para niños

Chari López-Rojas



¿Cómo sería nuestro mundo si no existiesen los ordenadores? Esta es una pregunta que muchos se hacen y, a día de hoy, es casi imposible de responder. Las telecomunicaciones y las relaciones sociales han avanzado mucho gracias al mundo de las nuevas tecnologías y de la informática. Vivimos en un mundo en el que sería casi impensable vivir sin los ordenadores, ya que gran parte de la población mundial ha sido capaz de ir adaptándose a ellos, a su uso o a las facilidades que aportan y se han hecho con una de estas computadoras.



Pero no sólo hablamos de adultos, los más pequeños están creciendo en el mundo de la información y tienden a imitar las tendencias de sus progenitores. Las compañías lo saben y por eso aprovechan esa baza e intentan que los niños se adapten a las nuevas tecnologías y las incluyan como un elemento más dentro de su conocimiento del mundo. Por esta razón y junto con los teléfonos móviles, las consolas de juegos educativos, las cámaras digitales infantiles o los reproductores de música -todos ellos muy similares a los diseñados para adultos- los ordenadores para niños se han convertido en uno de los juguetes preferidos por los más pequeños de la casa.

La función principal de estos ordenadores, es la de aprender jugando, es decir, que los niños empiecen desde pequeños a familiarizarse con los colores, las letras, los números o los animales, a través del juego, como si de un libro se tratase. De este modo, lo que se pretende es fomentar la memoria, el razonamiento y la creatividad en los niños y que ellos sean capaces de desarrollar sus habilidades desde una edad temprana.


Además, para los niños de edad más avanzada los ordenadores incluyen programas que ayudan a acelerar el desarrollo infantil con ejercicios matemáticos, de música, de idiomas o de ciencias para poder repasar la temática aprendida en los colegios o adelantarse en las materias que les van a enseñar sus profesores.

Las características de estos ordenadores varían en función del tipo de aparato y de la edad de los niños a los que van dirigidos. Algunos incluso incluyen un ratón, para que se parezcan más a los reales y así los más jóvenes aprendan su uso desde pequeños, aunque también tienen actividades limitadas como el acceso a Internet.

Pequescuela, Kid Computer, PC Trainer II Advance o Genio Junior son algunos de los nombres de los múltiples ejemplos de computadoras infantiles que existen en el mercado y que han sido lanzadas por marcas como Scientific, Cefa Toys y Vtech.



Mientras que CEFA Toys basa el diseño del hardware de sus ordenadores en dibujos animados y en juegos como los de Tarta de Fresa o Spiderman, el PC Trainer de Oregon Scientific cuenta con más de 50 actividades que ayudan a los pequeños en el aprendizaje de vocabulario, gramática memoria o música. Además, al tener una pantalla real LCD, se obtienen mejores gráficos para no dañar la vista de los pequeños.

Pero si realmente se quiere adquirir el producto de una marca especializada en ordenadores infantiles hay que recurrir a los de la marca Vtech, ya que su amplia gama facilitará la búsqueda dependiendo software y el hardware del producto que se quiera comprar y de las habilidades del niño al que vaya dirigido. Algunos de los ordenadores más vendidos por esta compañía y más solicitados por los padres son el Pequescuela, dirigido a niños de entre 3 y 6 años y con 30 actividades tanto en español como en inglés o el Genio Junior, que tiene efectos luminosos e incluye un ratón real para jugar. Este pequeño ordenador con 40 actividades, entre las que se encuentran geometría, deletreo o matemáticas, tiene 3 niveles de dificultad. Además cuenta con ocho actividades para el aprendizaje del inglés (saludos, números, colores, etc).

Sin embargo, el más completo de todos es el Kid Computer (“Ordenador para niños”), para niños de 4 a 7 años y con un software bilingüe con más de 70 actividades clasificadas por secciones: letras, vocabulario, números, música y juegos con animaciones y efectos sonoros.

Pero si el niño es mayor de 7 años, existe una opción que está entre un ordenador infantil y un ordenador para adultos, el Dell Latitude 2100, ideal para cubrir las necesidades de los niños más avanzados en primaria y también para los de secundaria. Este ordenador, lanzado al mercado este año y que se puede adquirir en cinco colores, tiene la posibilidad de acceso a Internet e incluye la elección entre los sistemas operativos Windows XP, Vista Home Basic y Unbutu. Además pesa algo menos de un kilo y medio y posee un procesador Intel Atom, entre otras características. Junto con su lanzamiento, Dell lanzó también un concurso para los niños bajo el nombre de “¿Dónde Te Gusta Aprender?” con el que se pretendía buscar los sitios ideales para aprender fuera de las aulas.

Si hablamos del precio de los portátiles hay que aclarar que varían dependiendo del modelo y el lugar donde se adquiera el aparato. Así, se pueden encontrar en el mercado aparatos que van desde los 30 euros de Mi primer portátil de Educa Borrás hasta los 280 euros que llega a alcanzar el Dell Latitude, pasando por Mi Primer Ordenador Windows Barbie/Spiderman, que ronda los 200 euros.

El único problema que se puede llegar a tener a la hora de elegir un ordenador es que hay que tener precaución con el tipo de computadora que se compra, ya que en ocasiones, se producen engaños publicitarios para vender un mayor número de artículos. Además, se puede adquirir un producto que no sea acorde con la edad del niño que lo va a utilizar, debido a las campañas publicitarias que intentan captar más a los pequeños que a los padres.

Hay gobiernos, como el de Estados Unidos, que han decido estimular el contacto de los alumnos de los colegios con los ordenadores, y de este modo, combatir lo que ellos llaman “analfabetismo tecnológico”. Para ello, cada año el Ministerio de Educación Americano entrega, sin coste alguno, ordenadores para las familias y niños menos pudientes de modo que puedan continuar su experiencia tecnológica más allá de las aulas. Además, la Organización sin ánimo de lucro One Laptop Per Child (OLPC- Un ordenador por niño) con la ayuda del gobierno americano, creó hace varios años un programa para diseñar, fabricar y distribuir ordenadores portátiles para que los niños de países menos desarrollados como Chile, Uruguay, Honduras o Guatemala, recibieran también ordenadores y pudieran conocer las posibilidades que ofrecen estos aparatos informáticos.

El proyecto, apoyado por compañías como Google o News Corporation, utiliza un portátil llamado XO (también conocida como la Computadora Verde- Green Computer) que trabaja con el sistema operativo Linux y tiene un dispositivo de conectividad inalámbrica que permite que los portátiles conectarse entre sí y a Internet desde cualquier sitio.

En otros países como Uruguay, también se desarrollan proyectos del mismo estilo. Hace poco más de un mes que ha finalizado el Plan Ceibal, que comenzó en 2005 y cuyo objetivo era que las escuelas públicas tuviesen su propio ordenador XO. En agosto de este año ya se habían entregado 300.000 ordenadores de forma gratuita a escolares uruguayos para que pudieran seguir aplicando con los portátiles los conocimientos aprendidos en el colegio.
Advertisements


et cetera