Tirando Ando












El reportero de Telecinco Jesús Martínez, en una conferencia ofrecida ayer a los estudiantes de periodismo de CEADE, explicó a los futuros periodistas las claves para convertirse en reportero y les animó a convertirse en corresponsales porque considera que “es una especie en extinción”.

Durante la charla, advirtió a los estudiantes que la única manera de llegar a ser un buen reportero es mediante el esfuerzo, el trabajo duro y la confianza en uno mismo. Además, aseguró que “no hay que tener complejos de trabajar en medios pequeños porque no es un impedimento para llegar lejos”. En este sentido, el periodista recordó a los presentes que el periodismo está en un momento muy complicad, ya que se está desplazando la función informativa y social del periodista por la lógica del espectáculo, por lo que “el trabajo de los que vienen llegando es fundamental para que el periodismo no degrade en otra cosa”.

Por otro lado, la conferencia se centró en el trabajo de Jesús Martínez como enviado especial en las guerras del Líbano e Israel, a las que acudió recientemente para hacer una cobertura especial para la cadena televisiva en que trabaja. En relación a los conflictos, explicó a los asistentes cómo movilizarse en doce horas sin olvidar todo lo necesario para ir a un conflicto. El también ex alumno de Ceade, recordó a los presentes que elementos como una carta del medio que te envía a cubrir la noticia, una buena agenda de teléfonos, información completa sobre el país al que se viaja, elementos de seguridad y una persona de confianza, son algunos de los requisitos imprescindibles antes de partir a cubrir un conflicto internacional.

En la misma línea, Jesús Martínez contó que una vez en la zona de guerra “hay que tener mucho cuidado con las fuentes, porque hay muchos rumores y filtraciones que suelen ser mentiras interesadas por parte de alguno de los bandos en conflicto”. Por esta razón aconsejó que si se va a una zona de guerra, lo mejor es guiarse por la información que ofrecen los portavoces y sobre todo, las agencias internacionales y que hay que “poner siempre la información local en cuarentena, sin creerse lo que se lee o escuche en la zona”.

Además, explicó que en un marco de guerra se recibe mucha información, por lo que es necesario tener claro qué se quiere contar, cómo y a quién; hacer un esquema mental de los hechos y sobre todo, apoyarse en la información que viene desde la redacción central de los informativos, ya que desde allí se tiene una visión más amplia y de los bandos en conflicto, según explicó.

Otro punto al que hizo referencia durante la charla fue la competencia con otros compañeros y explicó la visión errónea que se tiene de ella desde fuera de la profesión. Por ello, aclaró que la competencia es un aliado, y que al contrario de lo que se piensa, los enviados especiales de otros medios de comunicación son un gran apoyo y sirven de mucha ayuda en zonas de guerra.

Para finalizar concluir, el reportero explicó a los futuros periodistas cómo se hace un informativo en directo, los elementos necesarios para realizarlo y las habilidades requeridas, tales como conocimientos de grabación, edición y montaje, los que consideró fundamentales para ser enviado especial. Además, recordó que en zonas de conflicto lo más inteligente que se puede hacer es ser prudente, saber en quién confiar y ser paciente “porque uno sabe cuándo va a un conflicto, pero nunca cuando vuelve”.



et cetera